Enfermedades del corazón ocupan primer lugar de defunciones

En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), entre enero y agosto de 2020, las enfermedades del corazón ocuparon el primer lugar de defunciones con 141 mil 873.

Además, casi la mitad de los adultos tienen niveles altos de colesterol “malo” (LDL>130 mg/dl); las entidades que muestran los mayores números de población con este padecimiento son: Tamaulipas, Chihuahua, Baja California, Quintana Roo, Baja california Sur, Jalisco y Sinaloa.

De acuerdo con más de 200 estudios realizados a más de 2 millones de pacientes, este tipo de colesterol causa problemas cardiovasculares, por ello, reducirlo impacta positivamente para prevenir problemas relacionados con el corazón.

Cada año, los ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares afectan a 30 millones de personas, y 1 de cada 20 mueren. Sobrevivir al primer evento es sólo el comienzo, ya que aproximadamente 1 de cada 3 pacientes tendrá otro más.

Aunque el 97% de los sobrevivientes toman medidas para tratar de reducir el riesgo cardíaco, la confusión permanece, ya que se desconoce el nivel idóneo de colesterol LDL y por lo tanto no se controla regularmente. El colesterol es típicamente asintomático y puede ser genético, aunque suele ser el resultado de un estilo de vida poco saludable y de factores subyacentes como la edad y padecer diabetes.

Al respecto, el doctor Antonio Magaña Serrano comentó: “Si queremos simplificar de manera positiva el pronóstico de vida, es necesario que se mantengan niveles bajos de colesterol LDL para disminuir el riesgo de eventos cardiovasculares, particularmente en aquellos pacientes que pertenecen a las categorías de riesgo alto o muy alto, en donde no nos podemos conformar con una disminución discreta de las cifras de LDL, sino que tenemos que aspirar a una disminución absoluta.

Controlar el índice de colesterol es esencial y, para algunos pacientes que corren un alto riesgo, las estatinas y otras terapias tradicionales para la disminución de lípidos no siempre son suficientes. Los pacientes deben mantenerse en comunicación con su médico tratante en todo momento y monitorear regularmente sus niveles a través de una prueba de lípidos en sangre.

En caso de que el paciente esté fuera de los rangos idóneos, deberá realizar junto con su médico un plan de tratamiento que vaya acorde a su historial médico, factores de riesgo, entre otros, y que puede incluir cambios en el estilo de vida, alimentación, actividad física, así como tratamientos con medicamentos, como las estatinas y los inhibidores de PCSK9.  

Según el doctor José Luis Leyva Pons, jefe de Cardiología Intervencionista en el Hospital Central Dr. Ignacio Moreno Prieto, “los inhibidores de PCSK9, un tratamiento biotecnológico de última generación, son un gran aliado para el tratamiento en pacientes que no pueden llegar a sus niveles idóneos de colesterol ‘malo’, ya que han demostrado disminuirlo hasta en un 63 %, reduciendo el riesgo de padecer un ataque cardíaco y derrame cerebral.

RGP

Acerca Redacción DeTodoCorazon.mx

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Enemigos del corazón: obesidad, hipertensión, diabetes, tabaquismo y vida sedentaria

Para prevenir daños irreversibles al corazón o incluso la muerte, es necesario prevenir los factores …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *