DeTodoCorazon.mx - ¿Todo bien con tu corazón?
Inicio | Noticias | Avances | ¿Todo bien con tu corazón?

¿Todo bien con tu corazón?

Por
¿Todo bien con tu corazón?

El cansancio y la falta de aire, síntomas más comunes cuando el corazón no logra bombear como debería

Detodocorazón.mx.- Los médicos cuentan con varios exámenes para revisar la función cardíaca. Es posible que el médico recomiende un ecocardiograma para evaluar la salud del corazón, ver qué tan bien late y bombea sangre. Por otro lado, una prueba de esfuerzo también podría ser útil. Según los resultados que se obtengan en estos exámenes, podría ser necesario realizar otros análisis. 

El Dr. Charanjit Rihal, Enfermedades cardiovasculares de Mayo Clinic de Rochester, Minnesota, explica que el corazón es una bomba que envía sangre al resto del cuerpo. Cuando el corazón no logra bombear como debería, algunas partes del cuerpo podrían no recibir suficiente sangre, lo que conduciría a presentar varios síntomas, siendo el cansancio y la falta de aire los dos más comunes. Entre otros síntomas está presentar hinchazón (edema) en las piernas, tobillos y pies, taquicardia o latidos cardíacos irregulares, tos constante, ganancia de peso repentina y presión arterial alta.

El cansancio y la falta de aire también pueden ser producto de muchas afecciones diferentes a los problemas del corazón. Con el fin de evaluar la salud general,  es posible que el médico empiece por una cuidadosa revisión del historial médico y un examen físico. También es posible que se recomiende un análisis de sangre, una radiografía del tórax y un electrocardiograma (ECG) que registra las señales eléctricas que desencadenan los latidos cardíacos. 

Una de las maneras más directas de descartar una afección cardíaca es mediante un examen llamado ecocardiograma, que utiliza ondas de sonido para producir imágenes del corazón. Este examen es realizado por un técnico que presiona un dispositivo conocido como transductor, contra la piel del paciente, apuntando un rayo ultrasónico a través de la pared torácica hasta el corazón. El transductor registra los ecos de las ondas sonoras del corazón y una computadora luego convierte esos ecos en imágenes en movimiento sobre una pantalla.

Las imágenes permiten a los médicos evaluar tanto las válvulas como las cámaras y el músculo cardíaco. El tamaño del corazón, fuerza de bombeo y regularidad del latido cardíaco pueden brindar información sobre la salud cardíaca.  

Si los resultados del ecocardiograma revelan que el corazón parece no bombear sangre como debería, es posible que se trate de una afección conocida como insuficiencia cardíaca congestiva y en ese caso, se recomendaría una prueba de esfuerzo. 

La prueba de esfuerzo reúne información sobre el trabajo realizado por el corazón cuando una persona hace ejercicio, debido a que éste lo obliga a bombear más fuerte que durante la actividad cotidiana, este examen puede revelar problemas cardíacos que no serían observables de otra manera.

En este examen, la persona se sube a una cinta de andar o una bicicleta estacionaria mientras el ECG registra las señales eléctricas que desencadenan los latidos cardíacos. Antes de empezar el estudio, se colocan en el pecho, piernas y brazos unos parches llamados electrodos que están conectados por cables a la máquina del ECG. Además, durante este examen se controla también la presión arterial. 

El examen empieza lento y a medida que avanza, aumenta la velocidad e inclinación de la cinta de andar o la resistencia de la bicicleta. El examen continúa hasta que la frecuencia cardíaca llega a un objetivo fijo o hasta que la presencia de síntomas impide a la persona continuar participando. El objetivo es que el corazón trabaje fuerte durante 8 o 12 minutos para vigilar exhaustivamente la función cardíaca. El médico puede utilizar la información recabada en la prueba de esfuerzo para diagnosticar un problema cardíaco o determinar si es necesario realizar más exámenes. 

Platique con el médico respecto a los exámenes específicos para la función cardíaca que serían adecuados para cada situación. Hable también sobre qué otros exámenes o evaluaciones serían precisos en caso de no descubrirse ningún problema cardíaco. No olvide hacer cualquier otra pregunta que tenga con el fin de saber qué esperar a medida que sigue adelante.

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

5.00